Ese señor

Aquel hombre vestido con su elegante traje chaqueta, bien peinado, perfumado y siempre paseando con su chaqueta echada al hombro. Aquel hombre que camina y viaja por los nuevos puentes aéreos del mundo. Aquel hombre, tras los pasos de sus predecesores Alexandre y Josep María, que un día rodeado tras cuatro paredes, sentado en una silla y con un micrófono a escasos centímetros se dirigió hacia el futbolista de los futbolistas, el recordman de los records con una frase célebre “ese señor”. Messi ya no es ni Lionel, ni Leo, ni Messi: ahora es “ese señor”.

Javier Faus i Santasusana, el hombre que señaló el camino por donde deben manejarse el actual juego de este equipo: en los despachos hacia el Oriente petrolífero, en el campo hacia el negocio económico. Formado en las categorías inferiores de ESADE realiza ese maravilloso discurso tratando a esos jugadores, los que al final salvan temporadas como señores. No tiene el mínimo problema para declarar que a Messi no se le puede subir el sueldo cuando quiera y tampoco para puertas hacia dentro ir preparando ese pelotazo con su posible traspaso. ¿O todavía tienen dudas de que quieren traspasarlo? Al estimado socio le iluminas con 200 o 250 millones una venta de Messi y se la traga igual que Qatar Foundation, Qatar Airways u Oriente entero.

 

Messi celebrando el gol del empate ante el Espanyol
Messi celebrando el gol del empate ante el Espanyol

 

Al futbolista que un día comenzaron a dudar de él, que si vomita, que si ya no corre, que si ya no se cuida, que si nadie le hace caso de lo que él quiere imponer, que si es un dictador o el mismísimo dragón, se acabó llamándole señor. Ayer viendo el partido se me vino a la memoria, sobretodo cuando un contrario llamado Espanyol te puede desangrar mientras el equipo en lo colectivo estaba destrozado con una primera parte infame. Como si caminaran moribundos por el desierto, con Xavi maltratado allí en el flanco izquierdo y con un juego que parecía a la de unos amigos en una tarde cualquiera.

 

Fue entonces, cuando al futbolista que le faltaron el respeto apareció para despertar y darle una vida más a un Barça muerto en lo colectivo y rescatarlo de ese foso al que ha sido llevado por ese nuevo concepto de ‘fútbol financiero’. Sin que nadie le dijera nada, el señor de los señores, cogió dos balones: uno lo mandó al larguero y el otro con cinco jugadores del Espanyol delante lo colocó en la base del palo con un disparo soberbio de un jugador legendario.

 

A muchos ya le olían los calzoncillos por el videomarcador donde salen para declarar su gestión paupérrima y desoladora. Otra vez tuvo que ser el señor quien le diera otro pañal porque la peste ocupaba un nuevo capítulo. Mientras cerraban un fleco más de su traspaso en el descanso, Luis Suárez conectaba para el señor que a 25 metros de portería cambió de ritmo para llevarse a los defensores y ejecutar a Kiko Casilla. Entonces, el Camp Nou al grito unísono y mientras las úlceras se abrían en el palco gritaban al señor: “Messi, Messi, Messi”.

 

Dentro de 48 horas, los dueños de la camiseta y del PSG se sentarán en un restaurante barcelonés y te dirán:

– Javier, ¿por cuánto cerramos a Messi?

– No es buen momento Al Thani, a este señor lo quieren más que a mí.

– Tranquilo Javier, ser fuerte.

 

Al señor, al que entre unos y otros le faltan el respeto volvió a salvarles sus heces mientras señaló quien es el verdadero intervencionista de este equipo y no los que escriben en nombre de sus capataces ni los que un día sin mediar el como se dirigen a él como “ese señor”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s