Bienvenidos al mundo real

Messi, Iniesta y Xavi. La imagen del Barça. El podio del Balón de Oro en el 2011. FOTO | www.20minutos.es
Messi, Iniesta y Xavi. La imagen del Barça. El podio del Balón de Oro en el 2011. FOTO | http://www.20minutos.es

Cierren los ojos, relajasen y sueñen:

Sueñen con un equipo admirado en cada rincón del mundo por su juego colectivo, su combinación de pases, sus goles, sus títulos…

Sueñen con un club admirado que un día decidió poner Unicef a la camiseta y llegar a los más desfavorecidos. Un club mucho más humano y social.

Sueñen con ese podio del Balón de Oro de enero del 2011 en Zurich. Messi, Iniesta y Xavi. La excelencia en su máximo apogeo. La imagen de las imágenes del Barça. La Masia como punto central del ecosistema Barça.

Sueñen con ese edificio al pie del Camp Nou que a tantos niños ha formado. Siempre desde el trabajo y el esfuerzo diario. Uno tras otro con el inmenso reto de llegar al primer equipo del club.

Sueñen con ese patrimonio intacto del club, los centrocampistas. La gran mayoría de los ‘elegidos’ forman parte de esa zona del juego que si la gobiernas te relanza a la cima del éxito.

Sueñen con los grandes clubes del mundo rendidos al modelo de juego y un ADN específico. Muchos llegan y te preguntan, como se ha producido esto, porque se hacen estos movimientos, cuando el central sale o porque el interior viene a recibir, o el movimiento del delantero limpiando todo el frente de ataque.

Sueñen con los grandes entrenadores que partido a partido solo elogiaban y admiraban un idioma único e inigualable. Imposible de trasplantar ese código genético que solo los niños desde los ochos años que se familiarizan con él, lo aprenden y memorizan hasta la eternidad.

Sueñen con ese holandés que con melena sacó de la miseria al Barça en la década de los 70 y 20 años después desde el banquillo instauró la identidad colectiva que ha convertido a este Barça en un club de leyenda.

Sueñen con el casteller de Santpedor y el de Bellcaire. Los dos agarrados de la mano, casados y comprometidos con su ‘padre’ holandés llevaron al club a la excelencia mayúscula. Al equipo a la gloria eterna de los inmortales y a toda la masa social al cénit futbolístico más absoluto y que nunca jamás había producido tal impacto con un juego de museo.

Sueñen con un equipo que en su base, que su ADN llevó a la España de la furia y el populismo barato a que hablaran de ella en el mundo por su juego de poesía y sinfonía. Con la gestación en Can Barça y con dos intelectuales centrocampistas como Aragonés y Del Bosque, el balón fue la verdadera pasión de una selección mayúscula.

Sueñen con un ejemplo como Abidal y su lucha por el cáncer. Sueñen con ese gesto levantando la cuarta Champions. Sueñen con esa historia de un futbolista único y persona majestuosa.

Sueñen con un club muy social y familiar. Sin violentos ni radicales dentro del campo. Con total paz y armonía.

Sueñen con un club que no se denunciaba entre directivas y se acataban sentencias judiciales.

Sueñen con un club que explicaba las cifras de cada traspaso y no era imputado por la Audiencia Nacional por un posible delito contra Hacienda.

Sueñen con ese club donde el presidente cuando sale daba explicaciones.

Sueñen con ese club donde su publicidad era Unicef y no la de un país que financia el terrorismo islámico.

Sueñen y sueñen.

“Chico, levántate mira qué horas son”. El grito de una madre que te despierta de un sueño poético y celestial. BIENVENIDOS AL MUNDO REAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s