Los impuestos son fundamentales

Cumplimos la segunda semana de confinamiento. Los datos cada día son más dramáticos y parece que la luz al final del túnel no se vislumbra. Pero este confinamiento nos está dando para pensar y reflexionar sobre la sanidad pública, los servicios públicos, los recortes que hemos sufrido en sanidad en las últimas décadas y que se ponen en evidencia con la actual situación donde vemos hospitales colapsados, profesionales sanitarios desbordados que manifiesta la pésima gestión de los recursos públicos de la mayoría de los gobiernos que ha tenido nuestro país, tanto centrales como autonómicos.

Todas las tardes, a las 8, se llenan los balcones y ventanas de nuestro país para aplaudir a todos los profesionales de la sanidad que están en cada uno de los centros de salud, residencias y hospitales para salvarle la vida a todos los enfermos que están sufriendo esta enfermedad del coronavirus. Pero sería conveniente pensar y reflexionar el porqué nuestra sanidad pública está tan desbordada, donde los profesionales no tienen materiales de protección, donde no hay suficientes recursos, donde se cerraron plantas y camas en beneficio de la sanidad privada que en estos días despide a profesionales de la sanidad o les recomienda que utilicen estas semanas para cogerse vacaciones o permisos.

La importancia de un sistema fiscal fuerte, justo, equitativo, solidario y progresivo

Algunos recordarán como la maquinaria mediática del capital con sus radios, televisiones y prensa ha bombardeado durante 24 horas y 365 días del año, décadas y décadas el ejemplo de los gobiernos del Partido Popular en Madrid con su política fiscal de pagar menos impuestos, especialmente a los ricos. Vamos a detenernos un segundo en explicar y hacer pedagogía de que significa esta pésima política fiscal de pagar pocos impuestos. Voy a poner un ejemplo muy claro: si en una comunidad de edificios, un propietario defiende reducir la cuota de la comunidad en un 70 por ciento, habrá propietarios inteligentes que se preguntarán si el ascensor seguirá llegando a la cuarta planta o dejará de funcionar. Si va a dejar de funcionar, no interesa bajar la cuota de la comunidad, porque si se va a pagar menos, pero habrá peores servicios, será conveniente pagar un poco más y a cambio que eso repercuta en el bienestar del ciudadano.

Pues esto que he explicado con el ascensor es como funcionan los servicios públicos que prestan los gobiernos de un país y se benefician sus ciudadanos. Es decir, si en un presupuesto se ingresa menos en impuestos, se gastará mucho menos. ¿Y dónde se gastará menos? En sanidad, educación, dependencia, cuidados, etc. ¿Y cómo se manifiesta esto? Pues que se despiden a médicas, enfermeras, profesoras, maestras, celadoras, limpiadoras, administrativas, investigadoras… que se traduce en que el ciudadano si se pone enfermo recibirá peor atención médica porque no hay profesionales que puedan atenderlo.

Todo esto es lo que ha sucedido en Madrid con el gobierno del PP durante años, agravado exponencialmente porque todo el dinero derivado a la sanidad privada se fundamentaba en una red de corrupción, donde con dineros de las madrileñas y madrileños, el PP se ha financiado de forma irregular para seguir ganando elecciones. ¿Cómo puede ser que una persona en desempleo, sin prestaciones de paro, que no puede afrontar el pago de su hipoteca o alquiler acabe apoyando la política fiscal del PP, Vox o Ciudadanos? ¿La ciudadanía es consciente de que país tendríamos si aquí solo hubiera sanidad privada? La mayoría no podría pagarse ni la admisión en el centro de salud. Es un debate tan serio y tan importante, porque la política fiscal que tenga un país se fundamenta en qué sanidad, qué educación, qué dependencia, en definitiva, qué servicios públicos básicos, fundamentales y esenciales va a recibir la ciudadanía.

¿Y cómo tiene que ser esta política fiscal?

Principalmente, aplicar el artículo 31 de la Constitución española: “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio”. Esto quiere decir que los ricos pagan más impuestos y que no se pueden hacer amnistías fiscales como la propuesta por Cristóbal Montoro, ex ministro de Hacienda del PP con Mariano Rajoy. La amnistía fiscal de 2012, que posteriormente fue declarada inconstitucional, permitía a todos aquellos defraudadores (LO MÁS RICOS) regularizasen su situación sin ningún tipo de consecuencia penal. Entre ellos están Rodrigo Rato o Luis Bárcenas, patrióticos españoles de bandera en la muñeca y camisa y corbata, que prefieren no pagar sus impuestos en España. Lo más perverso de la amnistía es que estos defraudadores regularizaron su situación pagando sólo el 3% de impuestos.

Por tanto, estos días que vemos a muchos famosos hacer donaciones, habría que recordarles que su obligación es pagar impuestos. Donar está muy bien, pero pagar lo que te corresponde y obliga la ley mucho mejor. Los impuestos se presupuestan en un presupuesto y sirve para financiar el gasto en sanidad, educación, servicios sociales, etc. pero las donaciones no se presupuestan y manifiestan la cultura del servilismo y la limosna. Un país que solo aplaude la donación y se arrodilla ante el servilismo es un país condenado a la miseria y la desigualdad.

Modelo del Bienestar de los países nórdicos

Hablaba unos párrafos más arriba del ejemplo del ascensor de la comunidad de vecinos y como repercutiría una reducción de la cuota. Hace unos años en Suecia el gobierno planteó una importante reducción del IRPF. La ciudadanía reaccionó devolviendo la respuesta al gobierno donde le preguntaba si reducir el IRPF iba a suponer que se perdieran servicios en sanidad, educación o seguridad, ya que en ese caso, preferían seguir pagando más IRPF, pero tener sus coberturas básicas y esenciales aseguradas. Así se construye un estado del bienestar. Mucha pedagogía, mucha cultura y mucha disciplina para saber que el dinero que tu le das al Estado, posteriormente el Estado lo repercutirá en mejores servicios al ciudadano. Los profesores Richard Wilkinson y Kate Pickett en su libro Igualdad manifiestan que las sociedades más igualitarias mejoran su bienestar colectivo y lo ejemplifican mediante este gráfico donde ponen el acento en que los problemas sociosanitarios son más comunes en las sociedades más desiguales.

Los problemas sociosanitarios son más comunes en las sociedades más desiguales | Wilkinson, R. G. y Pickett, K.

Los primeros cuatro países europeos donde existe menor desigualdad de ingresos son nórdicos (Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca). En el lado inverso está EEUU, el país con más desigualdad de ingresos y con mayor índice de problemas sociosanitarios.

Necesitamos un modelo fiscal fuerte, donde los ricos ni tengan tanto dinero en su bolsillo ni lo tengan en paraísos fiscales, donde el presupuesto se aumente en sanidad, educación y dependencia y se reduzca de forma considerable en defensa; donde ningún ciudadano tenga que esperar días, meses y años para una cita médica con su médico o especialista; donde ninguna persona sea del color que sea, del país que sea y de la clase social que sea se quede fuera del sistema sanitario. Frente al discurso fascista y racista de Abascal y la derecha reaccionaria española, mayor protección social para todas las personas.

No hay mejores héroes en la vida que quienes llevan una bata blanca, un fonendo en el cuello y sin arma en el bolsillo. Ellos previenen enfermedades, curan heridas, evitan infecciones y lo más importante, nos salvan la vida. Aplaudamos hoy, mañana y sobretodo aplaudamos a todos los sanitarios cuando reivindiquen sus derechos laborales. Sin personal sanitario suficiente, un país se muere. Más héroes de bata blanca y sin armas, y para ello un sistema fiscal fuerte, justo, equitativo, solidario y progresivo que persiga a los delincuentes de cuello blanco para que la sanidad pública sea la máxima prioridad del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s