Joan Baldoví: “La clave de la izquierda está en demostrar que sabemos gobernar mejor que la derecha”

Joan Baldoví (Sueca, 1958) es uno de los políticos que en 2015 contribuyó a desalojar al Partido Popular de la Comunidad Valenciana tras largos años en el poder con los casos de corrupción más sonados de la historia reciente española. Seis años después la izquierda sigue gobernando la Generalitat y tiene claro que ese es el reto mayúsculo que tiene por delante las personas progresistas: demostrar que gobiernan mejor que la derecha. Entre otros temas, Baldoví habla que la pandemia ha evidenciado que la deslocalización mata a nuestra industria y que es fundamental apostar por lo local. La inversión en sectores como el textil y una apuesta pública en temas sanitarios son la solución frente al gran capital.

Este maestro de profesión, como Julio Anguita, muestra la necesidad de hacer la política más pedagógica y para ello menciona a Anguita, en el primer aniversario de su muerte, que Julio sabía explicar las cosas complicadas con palabras simples que entendíamos todos.

Se ha cumplido el décimo aniversario del 15-M, ha habido numerosos cambios en este tiempo, ¿hay una sensación de nostalgia de aquellas movilizaciones?

No me gusta la nostalgia. Creo siempre en mirar al futuro. El 15-M, como mínimo, ha traído un gobierno progresista y que echáramos a Rajoy. Este gobierno está yendo lento en algunos aspectos, pero quiero ver lo positivo y es que la derecha está en la oposición.

En una sociedad más líquida donde llegan otros tipos de mensajes que no destacan por las propuestas, ¿de qué manera la izquierda puede volver a movilizar a la sociedad para que participe en cada uno de los conflictos diarios que se viven?

No es nada sencillo volver a ilusionar a la gente. Sí es cierto que aquella ilusión que había en 2015 y 2016 con el tiempo se ha ido difuminando. Es fundamental hacer bien las cosas y saber explicarlas. Siempre pongo el ejemplo de lo que estamos haciendo en el Govern de la Generalitat Valenciana. La clave no está en volver a ilusionar, sino demostrar que la gente progresista sabemos gobernar mejor que la derecha reduciendo desigualdades, redistribuyendo de forma igualitaria los recursos y de pensar en el conjunto.

“El 15-M, como mínimo, ha traído un gobierno progresista y que echáramos a Rajoy”

Se habla mucho de la unidad de la izquierda, de gestionar la amplia y compleja diversidad que hay en los partidos de izquierdas, ¿ve factible que se creen frente amplios donde se lleguen acuerdos de mínimos entre las diferentes fuerzas de la izquierda?

Con la experiencia reciente de Madrid hemos visto que votantes socialistas jamás votarían a Iglesias y votantes de Unidas Podemos no votarían a Gabilondo, y lo mismo digo con Más Madrid. Esa apuesta diversa ha sacado votos de cada sector progresista porque cada izquierda representaba un segmento diferente y probablemente juntos no hubieran obtenido esos resultados e Isabel Díaz Ayuso hubiera sacado mayoría absoluta. En Andalucía vimos que las tres derechas por separado fueron capaces de acabar con la hegemonía de 40 años del PSOE. Por tanto, hay que ver en cada lugar que es lo mejor y lo que interesa.

Ahora que estamos con el debate de los fondos de recuperación de la pandemia, ¿cree que Europa puede volver a exigir reformas y políticas de austeridad?

Espero y deseo que no. Si una lección hay que extraer de los años 2011, 2012, 2013 es que las políticas de austeridad no nos sacaron mejor de la crisis. Y organismos pocos sospechosos como el FMI, la OCDE o incluso el gobierno estadounidense de Biden están apostando por una salida con más gasto social y con una protección del estado mucho más fuerte.

Aunque el PSOE ya habla de pagos en las autovías.

A veces, el PSOE tiene la tentación de que tiene mayoría absoluta y eso es cosa del pasado. Suele hacer ciertas políticas sin consensuarlo con los partidos que apoyamos su investidura y siempre digo que gobernar a base de globos sonda y luego rectificar no es la mejor manera de gobernar. Probablemente, tendría que haber más confianza en los socios de la investidura, más participación y un papel más preponderante del Congreso, en lugar de hacer política con letra pequeña.

“Es el momento de apostar por lo local para que nuestros países sean soberanos y no depender de las potencias del mundo”

Con el gran negocio que están haciendo las industrias farmacéuticas con las vacunas, ¿es el momento de apostar por una industria farmacéutica pública y dotar con más presupuesto el I+D?

Es impepinable. En los momentos más duros de esta crisis vimos como dependíamos de China ante la falta de material sanitario. Las cantidades astronómicas que se pagaban por una mascarilla nos demostró que necesitamos una industria farmacéutica pública pero también un sector textil fuerte. No podemos perder soberanía. La nefasta deslocalización ha evidenciado que la industria tiene que estar en nuestro territorio y es el momento de apostar por lo local para que nuestros países sean soberanos y no depender de las potencias del mundo.

En estos días vemos como Israel vuelve a masacrar a la población palestina, ¿qué debe hacer el mundo?

El mundo debería obligar a que este tipo de matanzas no ocurriera. Pero soy escéptico porque el propio Biden en el tema de Israel nos ha sorprendido muy poco cuando ha minimizado o quitado importancia. Y soy escéptico cuando escucho al jefe de la diplomacia europea decir que Europa puede hacer poco. Creo que la solución pasa por concienciar a la gente de que estos asesinatos sobre población civil y niños no acaben en la impunidad, obligando a los gobiernos actuar y que no miren para otro lado ante estas atrocidades.

“Vox no son trabajadores ni quieren a los trabajadores. Son señoritos que hacen política para los señoritos”

¿Cómo se combate el miedo que inocula la extrema derecha entre las rentas más bajas?

La mejor manera es no caer en las trampas que nos pone la extrema derecha y si hacerles caer en sus propias contradicciones. Si fuera por Vox los trabajadores irían a la calle cuando estuvieran de baja laboral, votaron en contra de la revalorización de las pensiones, votaron en contra que las grandes multinacionales paguen impuestos. Ellos son los principales usuarios de los chiringuitos. Hay que desmontar su estrategia. Ellos no son trabajadores ni quieren a los trabajadores. Son señoritos que hacen política para los señoritos.

Se cumple un año de la muerte de Julio Anguita. Anguita era maestro, usted también lo es. ¿Cómo se hace la política más pedagógica?

La política se hace pedagógica diciendo las cosas para que la gente las entienda. A veces, la política está llena de palabras grandilocuentes y complejas. La labor de un maestro es que sus alumnos puedan entender cosas complicadas. La política no es tan complicada como algunos nos la pintan. Y en esto si me reconozco en Julio Anguita que era capaz de explicar las cosas más complicadas con palabras simples que todos podíamos entender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s